Introduccion a wifi

Publicado: agosto 27, 2010 en Uncategorized

. Introducción

Wi-Fi (Wireless Fidelity) es una de las tecnologías de comunicación inalámbrica (sin cables – wireless) más extendidas. También se conoce como WLAN o como IEEE 802.11
Los subestándares de Wi-Fi que actualmente más se están explotando en el ámbito comercial son:
– 802.11b:
· Pionero en 1999 y actualmente el más extendido.
· Opera en la banda de los 2.4 GHz.
· Alcanza una velocidad máxima de 11 Mb/sg.

– 802.11g:
· Estrenado en 2003.
· Opera en la banda de los 2.4 GHz.
· Alcanza una velocidad máxima de 54 Mb/sg.

Cuando compremos nuestro hardware Wi-Fi debemos fijarnos para qué subestándar fue diseñado, porque de nada nos sirve tener un Access Point .11b (11 Mb/sg) y un accesorio Wi-Fi .11g (54 Mb/sg) ya que de todas maneras nos estaremos conectando a 11 Mb/sg.

2. Conceptos básicos:

Repasemos la terminología que usaremos en este y otros futuros tutoriales:
Access Point: (Punto de Acceso o AP)
Es el dispositivo que hace de puente entre la red cableada y la red inalámbrica. Podemos pensar que es, de alguna manera, la antena a la que nos conectaremos.

Accesorio Wi-Fi:
Es el accesorio adicional que usaremos para incoporar el estándar 802.11 a nuestro equipo (PDA, Notebook o de PC), en caso de no tener Wi-Fi integrado.
Estos accesorios pueden encontrarse en formato de tarjetas PCMCIA (para notebook), PCI y USB (para PC) y esperamos que muy pronto en formato SD (Secure Digital) para nuestros PDAs Palm OS.

Dirección IP: (IP Address)
Una dirección IP es una serie de números que identifica a nuestro equipo dentro de una red.
Distinguimos entre IP pública (ej. 80.20.140.56), cuando es la dirección que nos identifica en Internet (por ejemplo la IP de tu router ADSL en Internet) e IP privada (ej. 192.168.0.2 o 10.0.0.2, etc), que es la dirección que identifica a un equipo dentro de una red local (LAN).

Si, por ejemplo, pensamos en una red local con un router ADSL, los PCs o equipos conectados a la red tendrán sólo IP privada, mientras que el router tendrá una IP pública (su identificación en Internet) y una IP privada (su identificación en la red local).

Máscara de subred: (Subnet address)
Cifra de 32 bits que especifica los bits de una dirección IP que corresponde a una red y a una subred. Normalmente será del tipo 255.255.255.0

Puerta de enlace: (Gateway)
Es la dirección IP privada de nuestro router.

Servidores DNS: (DNS server)
Las páginas web también tienen su dirección IP pública y es a través de ésta dirección como en realidad nos conectamos a ellas. Pero claro, es más sencillo memorizar o escribir el nombre del dominio (www.google.es) que su dirección IP (216.239.59.104).
Para no memorizar la cantidad de números tenemos los servidores DNS. Un servidor DNS es un servidor en donde están almacenadas las correlaciones entre nombres de dominio y direcciones IP.
Cada vez que cargamos una página web, nuestro equipo (PDA, portátil u PC) envía una petición al servidor DNS para saber la dirección IP de la página que queremos cargar, y es entonces cuando hace la conexión.
Probablemente estaras familiarizados con eso de “servidor DNS primario” y “servidor DNS secundario”. El primario es el “principal” y el secundario es el de emergencia que usará nuestro ordenador en caso de que el primario no funcione.

WEP: (Wired Equivalent Privacy)
Es el tipo de encriptación que soporta la tecnología Wi-Fi. Su codificación puede ir de 64 bits hasta 128 bits.
WEP está deshabilitado por defecto.

SSID: (Service Set Identification)
Nombre con el que se identifica a una red Wi-Fi. Este identificador viene establecido de fábrica pero puede modificarse a través del panel de administración del Punto de Acceso.

DHCP:
Tecnología utilizada en redes que permite que los equipos que se conecten a una red (con DHCP activado) auto-configuren los datos dirección IP, máscara de subred, puerta de enlace y servidores DNS, de forma que no haya que introducir estos datos manualmente.
Por defecto la mayoría de los routers ADSL y los Puntos de Acceso tienen DHCP activado.

Dirección MAC: (MAC address – Media Access Control address)
Es el código único de identificación que tienen todas las tarjetas de red. Nuestro accesorio Wi-Fi o nuestro PDA con Wi-Fi integrado, al ser un dispositivo de red, también tendrá una dirección MAC única.
Las direcciones MAC son únicas (ningún dispositivo de red tiene dos direcciones MAC iguales) y permanentes (ya que vienen preestablecidas de fábrica y no pueden modificarse).

Infraestructura:
Modo de conexión en una red wireless que define que nuestro equipo (PDA, portátil u ordenador de sobremesa) se conectará a un Punto de Acceso. El modo de conexión deberá de especificarse en la configuración de nuestro equipo o del accesorio Wi-Fi.
Por defecto viene activado este modo.

Ad-Hoc: (Punto a Punto)
Modo de conexión en una red wireless que define que nuestro equipo (PDA, portátil o PC) se conectará directamente a otro equipo, en vez de hacerlo a un Punto de Acceso.
Ad-Hoc es una forma barata de tener conexión a Internet en un segundo equipo (por ejemplo un PDA) sin necesidad de comprar un Punto de Acceso. Para este uso la configuración se dificulta ya que tenemos que configurar en el ordenador que tiene la conexión a Internet un programa enrutador o una conexión compartida.

3. ¿Qué necesito para montar una red Wi-Fi en casa?

La mejor configuración es partir de una conexión ADSL con router, aunque también podremos montar una red Wi-Fi en casa a partir de otras configuraciones (cable, etc.).

Si ya contamos con esto, necesitaremos además:

Punto de Acceso Wi-Fi.

Si nuestro PC o portatil no incluye WiFi, necesitaremos un accesorio que nos de este tipo de conectividad.

4. Configuración del Access Point

La forma de ajustar los siguientes parámetros dependerá de los fabricantes, así que hablaré de ellos genéricamente.
1. Sacar el AP de su caja y conectarlo a la red eléctrica con el alimentador incluido en la caja.

2. Conectar el AP al router ADSL con el cable cable de red del AP (también incluido en la caja).

3 A. Si tenéis DHCP activado en el router ADSL en principio no habrá que configurar ningún parámetro adicional en el AP.
Cómo se si tengo DHCP activado?

Al tenerlo activado, el router asigna automáticamente una dirección IP al equipo que se está conectando, sin necesidad de especificar algunos datos en la configuración de red del equipo (IP, puerta enlace, etc.). Todos estos datos los proporciona el router de forma automática.

3 B. Si no tenéis DHCP activado, tendréis que establecer en el AP la IP privada que tendrá, la puerta de enlace (IP del router), la máscara de subred y los servidores DNS.
En todos los Puntos de Acceso se puede entrar al panel de administración a través de un navegador web. Algunos incluyen además un programa de Windows para hacer esta configuración.

En cualquier caso consultar el manual del AP para información detallada.

5. Configuración de nuestro equipo

La configuración de un PDA Palm OS lo veremos en detalle en un próximo tutorial. Para conectar un ordenador portátil o de sobremesa, consulta el manual de usuario para información detallada de la configuración.
Lo más normal es que tendras una herramienta de gestión de la conexión Wi-Fi, incluida con el accesorio, donde podáis configurar los parámetros necesarios, así como ver la potencia de la señal.
Si tenes DHCP activado sólo tendras que abrir este programa, escanear las redes disponibles, seleccionar la nuestra y conectaros a ella. La configuración se realizará automáticamente.
Si tenes DHCP desactivado tendras que establecer manualmente la dirección IP de tu equipo, la puerta de enlace, la máscara de subred y los servidores DNSs. Después de hacer esto abrid el programa de configuración de Wi-Fi de vuestro equipo o del accesorio que hayas instalado y seguir los pasos del párrafo anterior.

6. Consideraciones y consejos sobre alcance y cobertura

El alcance de la señal de nuestra red Wi-Fi dependerá de:

La potencia del Punto de Acceso.
La potencia del accesorio o dispositivo Wi-Fi por el que nos conectamos.
Los obstáculos que la señal tenga que atravesar (muros o metal).
Cuanto más lejos (linealmente) quieras llegar, más alto deberás colocar el Punto de Acceso. Muchos de los actuales APs vienen preparados para poderlos colgar en la pared.
Si quieres llegar lejos, evita también interferencias como microondas o teléfonos inalámbricos.
Si la señal te llega debilitada, utiliza un amplificador de señal o si es posible, monta una nueva antena de más potencia al AP (los Puntos de Acceso de gama baja NO lo permiten) o una antena exterior al accesorio (normalmente sólo para formatos PCMCIA o PCI).

SEGURIDAD

1. Mientras que en las redes cableadas es más complicado conectarse de forma ilegítima -habría que conectarse físicamente mediante un cable-, en las redes inalámbricas -donde la comunicación se realiza mediante ondas de radio-, esta tarea es más sencilla. Debido a esto hay que poner especial cuidado en blindar nuestra red Wi-Fi.

2. Consideraciones previas

Los paquetes de información en las redes inalámbricas viajan en forma de ondas de radio. Las ondas de radio -en principio- pueden viajar más allá de las paredes y filtrarse en habitaciones/casas/oficinas contiguas o llegar hasta la calle.
Si nuestra instalación está abierta, una persona con el equipo adecuado y conocimientos básicos podría no sólo utilizar nuestra conexión a Internet, sino también acceder a nuestra red interna o a nuestro equipo -donde podríamos tener carpetas compartidas- o analizar toda la información que viaja por nuestra red -mediante sniffers- y obtener así contraseñas de nuestras cuentas de correo, el contenido de nuestras conversaciones por MSN, etc.
Si la infiltración no autorizada en redes inalámbricas de por sí ya es grave en una instalación residencial (en casa), mucho más peligroso es en una instalación corporativa. Y desgraciadamente, cuando analizamos el entorno corporativo nos damos cuenta de que las redes cerradas son más bien escasas.
Sin pretender invitaros a hacer nada ilegal, podéis comprobar la cantidad de redes abiertas que podes encontrar sin más que utilizar el programa Network Stumbler o la función Site Survey o escaneo de redes de vuestro PDA con Wi-Fi o de tu portátil mientras das un paseo por tu barrio o por tu zona de trabajo.

3. Objetivo: conseguir una red Wi-Fi más segura

El protocolo 802.11 implementa encriptación WEP, pero no podemos mantener WEP como única estrategia de seguridad ya que no es del todo seguro. Existen aplicaciones para Linux y Windows (como AiroPeek, AirSnort, AirMagnet o WEPCrack) que, escaneando el suficiente número de paquetes de información de una red Wi-Fi, son capaces de obtener las claves WEP utilizadas y permitir el acceso de intrusos a nuestra red.

Más que hablar de la gran regla de la seguridad podemos hablar de una serie de estrategias que, aunque no definitivas de forma individual, en su conjunto pueden mantener nuestra red oculta o protegida de ojos ajenos.

1. Cambia la contraseña por defecto.
2. Usa encriptación WEP/WPA.
3. Cambia el SSID por defecto.
4. Desactiva el broadcasting SSID.
5. Activa el filtrado de direcciones MAC.
6. Establece el nº máximo de dispositivos que pueden conectarse.
7. Desactiva DHCP.
8. Desconecta el AP cuando no lo uses.
9. Cambia las claves WEP regularmente.

A continuación entramos en detalle sobre cada uno de los items de la tabla anterior.

Nota 1: Antes de realizar los cambios recomendados a continuación, consulta el manual del Punto de Acceso y del accesorio o dispositivo Wi-Fi para información detallada sobre cómo hacerlo.
Nota 2: En los siguientes consejos aparece la figura de el observador, como la persona de la que queremos proteger nuestra red.

Asegurar el Punto de Acceso:
1. Cambia la contraseña por defecto.
Todos los fabricantes establecen un password por defecto de acceso a la administración del Punto de Acceso.

Al usar un fabricante la misma contraseña para todos sus equipos, es fácil o posible que el observador la conozca.
[!] Evita contraseñas como tu fecha de nacimiento, el nombre de tu pareja, etc. Intenta además intercalar letras con números.
Aumentar la seguridad de los datos transmitidos:
2. Usa encriptación WEP/WPA.
Activa en el Punto de Acceso la encriptación WEP. Mejor de 128 bits que de 64 bits… cuanto mayor sea el número de bits mejor.

Los Puntos de Acceso más recientes permiten escribir una frase a partir de la cual se generan automáticamente las claves. Es importante que en esta frase intercales mayúsculas con minúsculas y números, evites utilizar palabras incluidas en el diccionario y secuencias contiguas en el teclado (como “qwerty”, “fghjk” o “12345”.

También tendrás que establecer en la configuración WEP la clave que se utilizará de las cuatro generadas (Key 1, Key 2, Key 3 o Key 4).

Después de configurar el AP tendrás que configurar los accesorios o dispositivos Wi-Fi de tu red. En éstos tendrás que marcar la misma clave WEP (posiblemente puedas utilizar la frase anterior) que has establecido para el AP y la misma clave a utilizar (Key 1, Key 2, Key 3 o Key 4).
[!] Ya hemos visto que con algunos programas y el suficiente tiempo pueden obtenerse estas claves. En cualquier caso si el observador encuentra una red sin encriptación y otra con encriptación, preferirá “investigar” la primera en vez de la segunda.

Algunos Puntos de Acceso más recientes soportan también encriptación WPA (Wi-Fi Protected Access), encriptación dinámica y más segura que WEP.

Si activas WPA en el Punto de Acceso, tanto los accesorios y dispositivos WLAN de tu red como tu sistema operativo deben soportarlo (Palm OS por el momento no y para Windows XP es necesario instalar una actualización que viene incluida en el SP3).
Ocultar tu red Wi-Fi:
3. Cambia el SSID por defecto.
Suele ser algo del estilo a “default”, “wireless”, “101”, “linksys” o “SSID”.

En vez de “MiAP”, “APManolo” o el nombre de la empresa es preferible escoger algo menos atractivo para el observador, como puede ser “Broken”, “Down” o “Desconectado”.

Si no llamamos la atención de el observador hay menos posibilidades de que éste intente entrar en nuestra red.

4. Desactiva el broadcasting SSID.
El broadcasting SSID permite que los nuevos equipos que quieran conectarse a la red Wi-Fi identifiquen automáticamente los datos de la red inalámbrica, evitando así la tarea de configuración manual.

Al desactivarlo tendrás que introducir manualmente el SSID en la configuración de cada nuevo equipo que quieras conectar.
[!] Si el observador conoce nuestro SSID (por ejemplo si está publicado en alguna web de acceso libre) no conseguiremos nada con este punto.
Evitar que se conecten:

5. Activa el filtrado de direcciones MAC.
Activa en el AP el filtrado de direcciones MAC de los dispositivos Wi-Fi que actualmente tengas funcionando. Al activar el filtrado MAC dejarás que sólo los dispositivos con las direcciones MAC especificadas se conecten a tu red Wi-Fi.
[!] Por un lado es posible conocer las direcciones MAC de los equipos que se conectan a la red con tan sólo “escuchar” con el programa adecuado, ya que las direcciones MAC se transmiten “en abierto”, sin encriptar, entre el Punto de Acceso y el equipo.
Además, aunque en teoría las direcciones MAC son únicas a cada dispositivo de red y no pueden modificarse, hay comandos o programas que permiten simular temporalmente por software una nueva dirección MAC para una tarjeta de red.

6. Establece el número máximo de dispositivos que pueden conectarse.
Si el AP lo permite, establece el número máximo de dispositivos que pueden conectarse al mismo tiempo al Punto de Acceso.

7. Desactiva DHCP.
Desactiva DHCP en el router ADSL y en el AP.

En la configuración de los dispositivos/accesorios Wi-Fi tendrás que introducir a mano la dirección IP, la puerta de enlace, la máscara de subred y el DNS primario y secundario.
[!] Si el observador conoce “el formato” y el rango de IPs que usamos en nuestra red, no habremos conseguido nada con este punto.
Para los más cautelosos:

8. Desconecta el AP cuando no lo uses.
Desconecta el Punto de Acceso de la alimentación cuando no lo estés usando o no vayas a hacerlo durante una temporada. El AP almacena la configuración y no necesitarás introducirla de nuevo cada vez que lo conectes.

9. Cambia las claves WEP regularmente.
Por ejemplo semanalmente o cada 2 ó 3 semanas.

Antes decíamos que existen aplicaciones capaces de obtener la clave WEP de nuestra red Wi-Fi analizando los datos transmitidos por la misma. Pueden ser necesarios entre 1 y 4 Gb de datos para romper una clave WEP, dependiendo de la complejidad de las claves.

Cuando lleguemos a este caudal de información transmitida es recomendable cambiar las claves.

Recuerda que tendrás que poner la misma clave WEP en el Punto de Acceso y en los dispositivos que se vayan a conectar a éste.

Espero les sea de utilidad y consulten

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s